Muggiasca

Además de las aldeas costeras, el municipio de Bellano cuenta con otras aldeas situadas a una altitud ligeramente superior que, en conjunto, conforman la Muggiasca.

Val Muggiasca, entre Bellano y Tartavalle, es un estrecho desfiladero de origen torrencial posglacial que se extiende principalmente a lo largo de la cresta suroeste del monte Muggio.

Esta última parece una gran montaña redonda que se alza completamente aislada y ofrece unas vistas impresionantes de Valsassina, Valtellina, los lagos de Como y Lugano hasta el Monte Rosa.

La actividad laboral nunca fue exclusivamente agrícola, aunque los aspectos vinculados a la agricultura han sido predominantes en la economía local y han dado vida a las transformaciones del territorio que son la base del paisaje que vemos hoy en día.

La Muggiasca está formada por numerosos pastos de montaña y aldeas; la etimología del nombre, de hecho, se dice que significa «gente que vive en aldeas rurales».

 Además de los pastos de montaña de Tedoldo, Camaggiore y Chiaro, la Muggiasca cuenta con siete aldeas.

Noceno

Debido a su posición aislada como un balcón con vistas al lago, a la aldea solo se pudo llegar por carretera transitada en la década de 1970.

En la tradicional trashumancia vertical estacional, el pueblo representaba una estación intermedia entre los asentamientos más pequeños de Oro, Costa y Pendaglio, y los pastos de montaña más altos de Camaggiore. Noceno también es uno de los asentamientos más antiguos: la iglesia dedicada a San Gregorio Magno, de hecho, ya se menciona en un escrito del siglo XIII y se cuenta entre las tres iglesias primitivas de Muggiasca. De 1711 a 1984 fue la sede parroquial y luego volvió a estar bajo la jurisdicción de Vendrogno.

La etimología del nombre Noceno deriva de Anu+hen = agua+palo, es decir, tronco colocado a través del agua, probablemente refiriéndose al arroyo que fluye en el Val Grande.

Esta aldea está formada por edificios sencillos y rústicos y, más abajo, en una posición alejada bajo el parvis de la iglesia, destaca la mole de lo que fue la escuela que quisieron los propios habitantes. También es característico el cementerio con las lápidas colocadas en los muros, que parece una instantánea tomada el siglo pasado o unas décadas atrás.

Entre las principales actividades que realizaban los habitantes de Noceno estaban las de leñador y carbonero. El transporte del carbón se realizaba a hombros mediante el uso de alforjas y se les encargaba a las mujeres que descendían por los empinados caminos de herradura hasta Bellano.

Sanico

La etimología del nombre Sanico deriva de Dhènek = recinto habitado, es decir, pueblo.

Esta aldea tiene una forma alargada y se desarrolla a lo largo de la antigua y estrecha calle principal. La iglesia dedicada a San Giacomo se encuentra un poco más arriba y se menciona en el siglo XIII como una de las tres más antiguas de Muggiasca.

El interior de la aldea cuenta con hay portales decorados de edificios que datan del siglo XVIII y que destacan por su tamaño y riqueza dentro del territorio en el que se encuentran. Son los hogares de quienes se enriquecieron trabajando en Venecia y luego regresaron a su pueblo de origen.

Lamentablemente, en aquella época, emigrar al extranjero, a Venecia, Francia, Bélgica, Suiza y América era una necesidad debido a la escasa posibilidad de encontrar un trabajo suficientemente remunerado a nivel local. El flujo masivo hacia Venecia se debe a la especialización de los habitantes de Sanico como herreros, caldereros y armeros.

Sin embargo, a partir de 1935, el fenómeno se invirtió y muchos anglosajones decidieron comprar una casa para pasar sus vacaciones allí. De ahí el seudónimo de «Burgo de los ingleses». Este feliz interludio se vio interrumpido por el estallido de la Segunda Guerra Mundial, aunque luego volvió en los años cincuenta y sesenta.  El científico inglés Cecil F. Powell, Premio Nobel de Física en 1950, se alojaba a menudo aquí.

Mornico

Entre las aldeas de Muggiasca, esta es la que se encuentra a mayor altitud si no se tienen en cuenta los pastos de montaña. Desde el patio de la iglesia dedicada a San Bernardo, situada al oeste de la localidad y en una posición aislada, se puede disfrutar de una maravillosa vista de Valsassina y de la Grigna Norte. En el pueblo vivían trabajadores del hierro que, gracias a los conocimientos que desarrollaron, pudieron exportar su ingenio a toda Italia y al mundo.

Hay muchas casas que han conservado su aspecto típico del siglo XIX, no solo en su aspecto exterior, sino también en el mobiliario y la distribución de los interiores, con las características chimeneas centrales y los utensilios del pasado expuestos en las paredes.

La etimología del nombre Mornico deriva de Mor+ni(k) = muro nuevo, es decir, aldea con un muro nuevo.

Entre las varias casas, la casa Acerboni destaca por el fresco que caracteriza la fachada.

Mornico también está hermanado con dos municipios del mismo nombre: uno en la provincia de Bérgamo y otro en la de Pavía.

Comasira

La etimología del nombre Comasira deriva de Hom+hiro = casa+señor, es decir, pueblo donde residía el señor feudal. La leyenda de Taino y su tesoro está vinculada a esta figura.

Entre las aldeas de la Muggiasca es la que se encuentra a menor altitud, en un terraplén protegido en los laterales por acantilados y con vistas al arroyo Pioverna, frente a la aldea de Pennaso y la de Parlasco; estas últimas son importantes por su posición estratégica para controlar la carretera de acceso a Bellano.

Esta aldea presenta una interesante arquitectura civil con elegantes portales de los siglos XIV y XV: los dos portales gemelos del edificio llamado popularmente Pretorio o Prigioni son de gran valor.

El pequeño oratorio dedicado a San Sebastián se eleva sobre el pueblo.

Inesio

De hecho, la parte más antigua del pueblo está situada entre dos valles, en una posición estratégica para el control de las vías de comunicación entre Valsassina y el lago de Como. De hecho, en Inesio, los caminos de herradura que vienen de Taceno, Margno y Narro pasan por aquí y se unen a la antigua carretera de Bellano.

Ya habitada en la época romana, como demuestra el importante hallazgo de un olpe de arcilla, la aldea estaba dotada de torres que formaban parte del más amplio sistema defensivo medieval y, además, y fue sede de una guarnición de tropas del Ducado de Milán que combatió y derrotó a los venecianos en 1453.

La presencia del oratorio de Santa Maria Maddalena está demostrada ya en el siglo XVI.

La etimología del nombre Inesio deriva de In+ez = arroyo+agua, es decir, casas situadas entre un arroyo y una corriente de agua. En los documentos más antiguos se menciona como Loco Incresso y, posteriormente, como Villa Agnese.

En la parte de arriba de la aldea, a lo largo del Valle dei Mulini, en el camino de herradura hacia Narro, en la localidad Torre, destaca un gran edificio: fue un edificio de hilado del ingeniero Giglio, dirigido por los industriales de la seda Gavazzi, que luego se convirtió en una colonia de verano y ahora es una casa de vacaciones para grupos y familias.

Mosnico

Representa el pueblo más pequeño de Muggiasca.

Situado a medio camino entre Vendrogno e Inesio, rodeado de numerosas terrazas de muros de piedra seca que en antaño estaban perfectamente cultivadas.

Su pequeña iglesia dedicada a San Rocco, construida en el extremo oriental de la ciudad, también es modesta.

Se dice que la etimología del nombre Mosnico deriva de Moot’z+ni(k) = pueblo+nuevo, es decir, pueblo de reciente construcción.

Vendrogno con Bruga

La etimología de los nombres Vendrogno y Bruga deriva de Un+drom = manantial+ladera, es decir, una ladera donde están los manantiales y Brug = Burgo.

Los núcleos de Vendrogno y Bruga, antiguamente separados, son ahora la capital de Muggiasca. Antaño, viniendo de Bellano por el antiguo camino de herradura, uno se encontraba frente a Bruga: un pueblo fortificado encaramado sobre una escarpa de unos diez metros de altura, hoy completamente oculto por la gran mole del Colegio Giglio. Casi como una protección del núcleo antiguo, en las paredes de los dos edificios laterales había dos frescos de los siglos XIV y XV; el primero representa una valiosa Virgen con el Niño, atribuida al taller de los Zavattari que trabajó durante los últimos años del siglo XV, y que ahora está restaurada y se conserva en la iglesia de Sant’Antonio.

El segundo, visible en el edificio de la esquina en el acceso al camino de herradura a Noceno, representa a la Santísima Trinidad.

En este punto del pueblo también se puede ver un edificio muy complejo: una casa-torre a la que se han adosado sucesivamente otros edificios que constituyen cuatro bloques, que definen un patio interior al que se accede a través de tres entradas con pasillos cubiertos con dos portales de piedra.

Otro aspecto arquitectónico interesante se encuentra en la esquina de Via Roma y en el camino hacia Noceno: hasta principios del siglo XX, este edificio fue la casa solariega de la familia Giglio, una de las principales familias del pueblo. Otra marca arquitectónico que hay que buscar es la cruz del portal del número 16, también en Via Roma, que atestigua la estancia de un obispo que huyó de Milán en el momento de su destrucción por Uraja (538-539 d.C.)

En la aglomeración urbana de Vendrogno con Bruga, hay ahora catorce portales, con una estructura principalmente arqueada, de diferentes épocas a partir de la medieval cuya función era cerrar y proteger la valiosa presencia de una fuente de agua interna. En uno de los patios ocultos por estas entradas, a principios del siglo XX, el médico local Casanova encontró una lápida de mármol blanco de Musso con una inscripción parcialmente descifrable que se remonta a la época romana y que ahora se expone en el Museo Cívico Comense. La mayoría de los portales se encuentran a lo largo de la céntrica Via Roma, donde también es posible visitar el MUU, Museo de la Leche y la Historia de Muggiasca, en la antigua lechería del pueblo.

Al final de la calle de la antigua localidad se encuentra la pequeña iglesia dedicada a San Antonio, caracterizada por ciclos de frescos en el interior y en el exterior, mientras que completamente separado de las casas, en un «zucco» al borde del pueblo y con una vista panorámica, se encuentra el Santuario de Nuestra Señora de Loreto, a la que todos llaman «La Madonnina».

Inscríbete a la newsletter

Utilizamos Mailchimp como plataforma de marketing. Al hacer clic abajo para suscribirse, usted reconoce que su información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Aprenda más sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.