- IGLESIAS Y SANTUARIOS -

Otras iglesias

San Rocco

La iglesia de San Rocco se encuentra detrás del ábside de la iglesia, en una posición elevada, cerca del pequeño puente romano sobre el famoso Orrido.

Su construcción se remonta a 1484, como indica el grabado del arquitrabe de piedra de la entrada, mientras que la consagración tuvo lugar en 1502. A partir de 1587 se convirtió en la sede de la Cofradía de la Disciplina o Disciplinati: un grupo de laicos dedicados a la oración y la penitencia que se disolvió en 1786 a instancias del gobierno austríaco. La sala de dicha cofradía se encontraba en el piso superior, sobre el actual pórtico, pero no se conserva nada de ella, salvo en algunos grabados que muestran el aspecto que tuvo en su día la fachada de la iglesia.

En 1968 se sometió a importantes obras de restauración y hoy la iglesia está dedicada a los caídos de todas las guerras y es un ejemplo inusual de templo religioso y al mismo tiempo civil.

Las dos bombas que preceden al portal son muy especiales, así como la colección de banderas, documentos, terrenos de los campos de batalla, fotos y objetos encontrados en los lugares de las dos guerras mundiales y que ahora se exponen en la iglesia. Por último, en las paredes del santuario, los nombres de los caídos de Bellano están grabados de forma indeleble en losas de piedra.

Sin embargo, la dedicatoria a los santos Rocco y Sebastián se debe al azote de la peste que azotó la zona y a la presencia del Sentiero del Viandante, que pasa justo por el puente romano y bajo el pórtico del templo. De hecho, las iglesias y las capillas dedicadas a estos santos son frecuentes a lo largo de la antigua ruta.

El interior es sencillo y consta de una sola nave con un ábside elevado unos pocos escalones. Cabe destacar la viga finamente trabajada que sostiene la gran Cruz triunfal que precede al presbiterio, así como el altar de madera que alberga las estatuas de Cristo resucitado y de los santos Roque y Sebastián, todas ellas del siglo XVII; el frontal de San Roque es del siglo XVIII. El retablo que representa a la Virgen con el Niño y los Santos, a los que está dedicada la iglesia, y el fresco del ábside, mencionado en la visita pastoral de 1611, se han perdido.

Aunque son más recientes, los dos grandes lienzos colocados a los lados del altar, del pintor bellanés Giancarlo Vitali, merecen gran atención.

Ex chiesa San Nicolao

La antigua iglesia de San Nicolao se encuentra en el límite del centro histórico y se puede llegar a ella siguiendo la densa red de carreteras. Se encuentra en el punto en el que el antiguo camino hacia el lago superior y luego hacia Valtellina se adentraba en las estrechas calles de la aldea. En ese lugar, en un lado de la iglesia, se encontraba una de las puertas principales de acceso a Bellano, mientras que en el lado izquierdo se encontraba el acceso a la sacristía y al pequeño convento que ya no existe.

La dedicatoria a San Nicolao se debe a la proximidad del Sentiero del Viandante, ya que era habitual encontrar, en la zona alpina, edificios dedicados al Santo en las inmediaciones de caminos o rutas de tránsito destinados a ser estaciones de caminantes y peregrinos.

El edificio sufrió numerosas vicisitudes de carácter histórico y estructural. Ya sabemos de su existencia en 1295, año en el que, a efectos fiscales, se elaboró una lista en la que se mencionaba la existencia de un convento de los «Umiliati» en el lugar donde se encuentra el templo. Esta comunidad religiosa prosperó durante muchos siglos en Bellano hasta su supresión en 1571 ordenada por el Papa Pío V. A partir de ese momento, el convento pasó a la jurisdicción de los comendadores y luego, a finales del siglo XVIII, pasó a manos de particulares, aunque las prácticas religiosas siguieron teniendo lugar en la iglesia hasta mediados del siglo XIX. Tras la desconsagración de la iglesia, esta se convirtió en el almacén de la fábrica de seda Gavazzi, mientras que el resto del convento fue demolido.

La fachada con la entrada principal y el primer tramo de la iglesia son un añadido al cuerpo del templo primitivo, y probablemente datan del siglo XVI. La parte central y la de atrás, que constan de dos arcadas, no están alineadas entre sí, probablemente debido a la presencia de la importante carretera que recorría el lado sur. Las dos salas, añadidas a lo largo del tiempo mediante la ampliación del cuerpo de la iglesia hacia el oeste, están introducidas por una especie de arco de triunfo decorado: la presencia de frescos que datan de finales del siglo XIV reconfirma la antigua fundación del conjunto, y las decoraciones de la pared oeste del último cuerpo añadido, que datan del siglo XVI, tenderían a confirmar que estas obras se realizaban todavía en la época de los «Umiliati», ya que aún se reconocen figuras de frailes pertenecientes a la Orden.

El interior, actualmente con el techo a la vista, antes estaba subdividido verticalmente en dos plantas, mientras que el presbiterio, elevado por dos escalones, ha conservado su valiosa bóveda de crucería de ladrillo.

Una lectura más clara de la evolución arquitectónica de la iglesia puede hacerse analizando el exterior del muro sur, el que limita con la antigua carretera. Este muro, de hecho, narra la sucesión de diferentes momentos de la construcción. Se compone de hileras de piedras y guijarros, en su mayoría de forma ordenada, interrumpidas por la inserción, forzada y por tanto póstuma, del pequeño portal y las dos ventanas enmarcadas por sillares de piedra bien trabajados. Aunque las formas arquitectónicas, como el uso del arco de medio punto, son exquisitamente románicas, las técnicas y los elementos utilizados en la construcción de los vanos delatan la época posterior en la que se abrieron.

En el interior, aunque se ha perdido gran parte de la decoración, se conservan algunos fragmentos de frescos del siglo XIV.

En el primer arco reconocemos al Redentor, a seis profetas y a la Anunciación, en el interior del nicho de la pared izquierda de la segunda sala se encuentra el Agnus Dei y dos santos; y en el ábside, fragmentos de santos y restos de un gran Crucifijo. Estas obras serían uno de los testimonios más antiguos de frescos en la provincia. Los grotescos y los dos santos de la primera sala datan del siglo XVI, mientras que las decoraciones y los retratos de la segunda son del siglo XVII. Sin embargo, la mayoría de las decoraciones y el retablo mencionados en las visitas pastorales que se sucedieron en el tiempo no han llegado hasta nuestros días.

En la actualidad, el edificio es propiedad del municipio y se utiliza para diversas iniciativas culturales.

San Gottardo

San Gottardo es la iglesia de la aldea de Oro. Construida en el siglo XVI, en ella se encontró el antiguo misal con la anotación de la destrucción, en 1341, de la iglesia de los Santos Názaro y Celso a causa de una violenta crecida del arroyo Pioverna.

La iglesia de San Gottardo fue construida entre 1569 y 1579 y de la estructura original solo se conserva la bóveda de crucería del presbiterio, mientras que el resto del edificio es el resultado de una modificación del siglo XVII.

La fachada es sencilla, a dos aguas, con un portal central de piedra coronado por una gran ventana térmica; en el lado derecho está flanqueada por un pequeño edificio que alberga la sacristía en la planta baja e incluye un pequeño campanario. Internamente, la nave termina en el presbiterio, donde en el altar mayor se encuentra, enmarcado por un edículo con columnas, friso y tímpano de mármol, un retablo del siglo XVIII que representa la Piedad y a los santos Gottardo y Benedetto, y está flanqueado por otras dos pinturas contemporáneas que representan a las santas Lucía y Caterina de Siena, por un lado, y a San Fermo, por otro.

San Domenico

San Domenico es la iglesia de la aldea de Pendaglio. Se construyó entre 1680 y 1681 gracias a las donaciones de los habitantes y conserva intactas sus sobrias formas del barroco tardío.

Es un oratorio muy pequeño que goza de una vista impresionante del centro del lago.

En el exterior, la fachada, de color blanco tornasolado, presenta una disposición a dos aguas con un pequeño campanario, con dos bancos de piedra que enmarcan el portal sobre el que se abren dos ventanas rectangulares. La única decoración presente es un mosaico que representa una cruz, realizado con piedras y guijarros.

El interior consta de una única sala rectangular que termina en un ábside rectangular con bóveda de crucería, precedido por bonitas balaustradas y una cruz triunfal apoyada en una viga. El retablo, que data del siglo XVII, representa a la Virgen del Rosario con San Domenico.

San Carlo Borromeo

San Carlo Borromeo es la iglesia de la aldea de Pradello. Su construcción finalizó en 1611 y la dedicatoria al Santo es una de las primeras, tras su canonización en 1610.

La estructura original ha sufrido ampliaciones y renovaciones a lo largo del tiempo, la mayoría de las cuales se remontan a los siglos XVIII y XIX: la capilla de la Santísima Virgen del Rosario data de 1762 y la de San Grato de 1762. Con toda probabilidad, la iglesia incorporó un edificio anterior, del que queda un fragmento de un fresco que representa a un santo en la pared izquierda. La fachada es sencilla: flanqueada por un pequeño y elegante campanario, está enmarcada por dos pilastras, con un portal central de piedra coronado por un tímpano triangular y, un poco más arriba, hay una ventana térmica. Internamente la iglesia está equipada con tres pequeños altares y la planta es de una sola nave.

En 1997 fue víctima de un robo que sustrajo el cuadro de San Carlo con las decoraciones que lo rodeaban y el cuadro de San Grato situado en el altar derecho. Por lo tanto, hoy las obras visibles son copias. En el altar de la izquierda, en cambio, hay una estatua que representa a San Antonio Abate.

San Bernardino

San Bernardino es la iglesia de la aldea de Ombriaco. Sin embargo, lo que la hace especial es el culto que los habitantes del pueblo tienen por otro santo: San Vicente.

Aunque el oratorio se fundó para dedicarlo a Bernardino y a Sebastián, hoy en día en el altar mayor hay un cuadro del Martirio de San Vicente y el cambio de patrón del pueblo está relacionado con los acontecimientos de esta obra. Se dice que en 1684, el entonces preboste de Vendrogno, le encargó a un famoso pintor de Milán un cuadro del Martirio de San Vicente para el oratorio de Inesio. Cuando el cuadro llegó a Bellano, un grupo de jóvenes de Vendrogno bajó a recogerlo pero, cuando empezaron a subir el Muggio, empezó a nevar. Una vez en Ombriaco, como el camino se había vuelto intransitable, decidieron detenerse en el pueblo y depositar el cuadro en la pequeña iglesia para protegerlo de la intemperie con la esperanza de poder reanudar el viaje al día siguiente. Sin embargo, a la mañana siguiente la nieve siguió cayendo con fuerza, al igual que los días siguientes, y el traslado se pospuso varias veces. De hecho, cada vez que los jóvenes iban a Ombriaco a por el cuadro, siempre había algo que impedía su transporte por el camino de herradura. En ese momento, los habitantes de Ombriaco empezaron a pensar que el Santo había elegido quedarse en su pueblo y por ello le pidieron al preboste de Vendrogno que dejara el cuadro en su iglesia. Este último aceptó y San Vicente se convirtió en el patrón de la aldea, relegando a los santos Bernardino y Sebastián como copatronos.

La construcción de la pequeña iglesia tuvo lugar entre 1450 y 1455 y sufrió algunas transformaciones sucesivas en los siglos XVII y XIX. La fachada es muy sencilla, con un tejado a dos aguas, y no presenta ningún tipo de decoración; en el centro hay un pequeño portal coronado por tres vanos con un esquema de serliana. Internamente, el templo consta de una nave de estilo barroco, con un presbiterio y un altar único. El retablo del centro representa a «La Virgen con el Niño en la Gloria y los Santos Bernardino da Siena y Sebastiano» del siglo XVII, mientras que en una pared del presbiterio se encuentra el cuadro «Martirio di S. Vincenzo», contemporáneo al primero.

Beata Vergine Maria della Visitazione

La Beata Vergine Maria della Visitazione es la iglesia de la aldea bellanesa de Pennaso, compartida con la iglesia de Portone de Perledo. El edificio religioso es el nexo de unión entre los dos municipios y la razón reside en el hecho de que se encuentra en el antiguo camino de acceso a Valsassina, Val d’Esino y el lago, pasando por Bellano. De hecho, era necesario cruzar esa «puerta», y el término dio su nombre al lugar.

El oratorio, de origen romano, formaba parte de la red de avistamiento del sistema fortificado del Lario. Externamente tiene una fachada rectangular adosada a otro edificio con un portal de piedra elevado cuatro escalones y flanqueado por dos pequeñas ventanas. Sobre ella se abre una rectangular de mayores dimensiones coronada a su vez por un vano con una forma más articulada. Internamente, la iglesia cuenta con una discreta colección de pinturas del siglo XVII: el retablo representa a la Virgen con el Niño y a San Antonio de Padua; y otro lienzo representa la Adoración de los Reyes Magos, muy similar a la pintura de 1609 de Giovanbattista Secchi para la iglesia de San Pedro in Gessate en Milán. De interés relevante son también las pinturas que datan de 1676 y que representan escenas marianas.

El altar, según una historia local, es el resultado de un voto hecho a la Virgen por un viajero que, gracias a su intercesión, escapó de una emboscada de unos ladrones en el valle cercano.

Según la tradición oral, los habitantes de la zona invocan a la Virgen de esta pequeña iglesia para que les asegure lluvias refrescantes en los meses más calurosos.

Sant’Andrea

Sant’Andrea es la iglesia de la aldea de Bonzeno. Situada en una colina panorámica que domina la llanura de Coltogno y el lago, se puede llegar a pie por una escalinata acompañada de las evocadoras capillas del Vía Crucis, construidas en 1907.

No hay mucha información sobre sus orígenes, pero es seguro que su fundación es una de las más antiguas de los oratorios de la aldea. Ciertamente, el templo ya estaba presente en el siglo XIII, como atestigua una nota en el Liber Notitiae Sanctorum Mediolani y existen datos ciertos sobre su reconsagración el 2 de noviembre de 1355, probablemente tras una remodelación estructural. Con toda probabilidad, el conjunto ha sido objeto de cuatro renovaciones que afectaron a la zona presbiteral y a la nave en el siglo XVII, al altar mayor construido en 1672 y renovado en 1869, a la capilla de la Virgen en 1653, a la de Santa Eurosia en 1683 y, por último, a la construcción del pequeño campanario en 1741, con la capilla del crucifijo unos años más tarde.

En la actualidad, la iglesia es de estilo barroco, con una fachada muy sencilla, en contraste con la riqueza del interior.

La primera, con un techo a dos aguas, se distingue por el blanco impoluto que la hace claramente visible desde la llanura de abajo y desde el lago. Tiene un portal de piedra coronado por tres aberturas con motivos serlianos. En su interior se conserva un valioso crucifijo de tamaño natural del siglo XIII, con el rostro marcado por el rigor mortis. La iglesia también tiene un fresco de la Virgen con el Niño de principios del siglo XVI, mientras que los frescos de la pared izquierda se han perdido, ya que fueron arrancados en 1653 para la construcción de la segunda capilla.

San Francesco da Paola

San Francesco da Paola es la iglesia de la aldea de Biosio. Fue construida en el siglo XVIII tras la visita pastoral del obispo de Como, Feliciano Niguarda, que describió el pueblo así: «también una milla encima de Bellano hay una aldea de “4 fochi“ llamada Bioggio».

El oratorio está dedicado a los santos Francesco da Paola y Filippo Neri, tiene una sola planta con un presbiterio elevado y un ábside semicircular que contiene un sencillo altar de piedra coronado por el retablo que representa la Aparición de la Virgen de Caravaggio.

Destacan las balaustradas barrocas de mármol negro y rojo de espejo.

Exteriormente el edificio es muy compacto e incluye un pequeño campanario en el lado izquierdo. La fachada no está decorada pero es muy articulada: tripartita con cuatro pilastras, las alas más extremas se doblan hacia atrás, dando mayor impulso a la porción central dotada de un portal y una gran ventana de contornos curvilíneos y coronada por un peculiar tímpano de formas sinuosas.

San Gregorio Magno

San Gregorio Magno es la iglesia de la aldea de Noceno. Ya se menciona a finales del siglo XIII en el Liber Notitiae Sanctorum Mediolani de G. da Bussero: «In plebe Belano loco Noxeno ecclesia Sancti Gregorii» es una de las tres iglesias más antiguas de Muggiasca.

Adquirió el título de parroquia a partir de 1711 tras la desmembración del territorio de la iglesia parroquial de Muggiasca y lo mantuvo hasta 1986, cuando, con una población muy reducida, volvió a sus dependencias originales.

El edificio original se remonta a la Edad Media, pero no hay constancia de ello porque, con la ampliación de 1736, ha sufrido numerosas modificaciones. El interior, de una sola nave, presenta un ciclo de frescos en el arco triunfal del presbiterio y contiene mobiliario de madera del siglo XV, una valiosa pintura que representa a San Gregorio Magno con San Lorenzo y San Luigi, una gran cruz procesional del siglo XIV y un cáliz originario de Aosta que data del gótico tardío.

San Sebastiano

San Sebastiano es la iglesia de la aldea de Comasira. La estructura primitiva puede datarse de la primera mitad del siglo XV por las formas arquitectónicas del pequeño portal; y la cubierta baja del ábside con la característica bóveda de cañón y la presencia de frescos son del gótico tardío.

El presbiterio cuenta con un ciclo de frescos del siglo XVI que representan a los santos Sebastián y Lorenzo que, a su vez cubren los del siglo anterior, conservados solo en la sacristía y en pequeñas porciones a lo largo de la nave y en el arco del triunfo.

Durante los trabajos de traslado del altar, se encontró un precioso relicario tapiado en su interior.

El único ejemplo en el territorio de Lecco lo encontramos dentro de un recipiente de peltre, donde hay una ampolla de vidrio y un relicario de oro trabajado en agemina con las figuras de la crucifixión y los santos Nicolás y Mauricio, que data de finales del siglo XII. Este descubrimiento sugiere que la construcción del templo gótico se basó en una estructura románica preexistente, que probablemente se perdió debido a un desastre natural. Esta hipótesis se ve reforzada por la tradición oral que explica la posición aislada de la iglesia, en la parte de arriba del pueblo, ya que la parte superior de esta fue destruida por un corrimiento de tierras.

San Antonio Abate

La iglesia dedicada a San Antonio Abate se encuentra en la parte más extrema de la localidad de Vendrogno. A partir de documentos antiguos se puede datar el inicio de la construcción en 1362 por los hermanos Antonio y Giulio da Fenile con la autorización de Giovanni de Campazi, preboste de Bellano.

El edificio tiene un aspecto del siglo XVI con modificaciones atribuibles al siglo XVIII. En el portal de entrada está grabado el año 1784, época a la que, probablemente, se remontan algunas obras importantes de arreglo. El campanario original, tipo espadaña, fue destruido por un rayo en la década de 1920 y ahora ha sido sustituido por una torre.

Particularmente interesantes son los frescos presentes tanto en el interior como en la fachada: en esta última, a los lados del portal y fuertemente comprometida por el tiempo y las inclemencias del tiempo, todavía se pueden distinguir las figuras de San Antonio y San Cristóbal.

Sobre la entrada, en cambio, está representada una Virgen con el Niño dentro de la Casa de Loreto acompañada de la inscripción: «GIORGIO DE GILLI DE BRUCA ANNO FATTO FARE QUESTA MADONNA DE LORETO PER SUA DIVOZIONE DIE XXI APRILE MDLXVII».

En el interior de la iglesia, sin embargo, los frescos del siglo XVI representan la Deposición (1567) y la vida de Jesús (1581) a lo largo de la pared derecha, mientras que en la pared que da al altar, se representa el Juicio Final para recordar a los fieles que salen de la iglesia, después de las misas, lo importante que es vivir una vida justa para evitar acabar en el infierno.

Santa Maria Maddalena

Santa Maria Maddalena es la iglesia de la aldea de Inesio. No hay información histórica segura sobre este oratorio; sin embargo, un cartucho pintado en la fachada informa del año 1664, correspondiente a las obras de reconstrucción, aunque no especifica si estas obras afectaron a todo el edificio o solo a una parte.

La pequeña iglesia está situada en el corazón de la aldea y da a la pequeña plaza que sirve de cruce para los dos antiguos caminos de herradura que conectaban Bellano con Valsassina y el alto Valvarrone.

Recientemente restaurado, el interior alberga un hermoso altar de mármol coronado por un retablo de finales del siglo XVII enmarcado por estucos.

San Rocco

San Rocco es la iglesia de la aldea de Mosnico.

Construida probablemente en el siglo XVI en posición oriental con respecto a la localidad, contiene una valiosa estatua de San Rocco, protector de los viajeros y peregrinos, y antiguos grabados que representan el Vía Crucis.

La sacristía está amueblada con muebles tallados que datan del siglo XVII. La fachada rústica se compone de piedras expuestas no trabajadas, a excepción de las que enmarcan el portal, y está coronada por una pequeña espadaña.

San Giacomo

San Giacomo es la iglesia de la aldea de Sanico. Ya existente en el siglo XIII, según consta en el Liber Notitiae Sanctorum Mediolani, es una de las tres iglesias más antiguas de Muggiasca y está situada en el extremo oriental del pueblo, a la entrada del camino de Mornico.

El edificio sufrió una importante ampliación en la segunda mitad de 1753, cuando se alargó y elevó. Algunos documentos que se remontan a la visita pastoral de 1569 describen los frescos que decoraban las paredes interiores con la representación de algunas escenas de la Pasión y la Resurrección de Cristo, mientras que un retablo muy articulado decoraba el presbiterio.

Por último, en la sacristía había un retrato del siglo XVIII del beato Nicolò Rusca, que hoy en día se ha dado por perdido.

La fachada es muy sencilla y tiene un portal de piedra coronado por un tímpano mixtilíneo. El interior, de una sola nave y dos capillas laterales, conserva un altar con estucos buenos, valiosas pinturas, el retablo y la estatua de madera de San Giacomo del siglo XVIII.

A partir de 1719, se fundó en la iglesia la Cofradía de San Giacomo (Santiago), cuyos miembros habían emigrado a Venecia en su mayoría.

San Bernardo

San Bernardo es la iglesia de la aldea de Mornico. Teniendo en cuenta su posición, fuera de la localidad según las disposiciones de San Carlo, es posible suponer que la fundación de la iglesia es posterior al siglo XVI.

Dedicada originalmente a San Bassiano, obispo de Lodi, se desconoce el año en que se le dio la dedicatoria actual, a favor de San Bernardo, abad de Chiaravalle, aunque es seguro que se remonta a antes de 1679, cuando los habitantes del lugar encargaron el proyecto de ampliación del oratorio que ya llevaba el nuevo título.

Las bóvedas y las decoraciones muestran rasgos del siglo XVIII, aunque la cubierta en forma de cruz del presbiterio data de unas décadas antes. Hay valiosas pinturas entre las que destaca un espléndido retablo que representa a Jesús crucificado rodeado de la Virgen, San Carlos y San Sebastián.

Madonna della Neve

La iglesia dedicada a Nuestra Señora de las Nieves, Santuario de la Santa Casa de Loreto, es simplemente «La Madonnina» para los habitantes de Vendrogno. Erigida en 1630 como resultado de un voto hecho por los habitantes de Vendrogno que se habían salvado del azote de la peste, está situado en el «Zucco» frente al centro de la ciudad, sobre una antigua capilla dedicada a la Virgen.

Es una construcción muy sencilla, de estilo barroco, con un interior de una sola nave con presbiterio y dos capillas laterales. La fachada es sencilla, con piedras a la vista y un portal de piedra coronado por tres aberturas que recuerdan el diseño de una serliana.

Sin embargo, sobre el portal de la entrada lateral, una placa recuerda la redada nazi-fascista de junio de 1944, durante la cual todos los habitantes de Vendrogno fueron encerrados en la iglesia mientras los militares registraban las casas en busca de partisanos.

En el lateral de la iglesia también hay una Gruta de Lourdes en recuerdo de la milagrosa Emma Invernizzi, una chica de 24 años de Vendrogno sin esperanza de vida que fue llevada a Lourdes en camilla y volvió curada. En diciembre de 1932, el presidente del Bureau des Constatations de Lourdes reconoció este acontecimiento como milagroso. Por último, cerca de la entrada hay una columna en recuerdo del voto hecho por los habitantes de Vendrogno para escapar de la peste.

En el interior de la iglesia hay una estatua de madera de la Virgen y valiosas pinturas, entre las que destaca una Virgen de la leche con San José, ángel y donante del siglo XVII. El altar mayor es una original y elegante composición de mármol y estuco y está precedido por un importante arquitrabe de madera tallada coronado por un gran crucifijo.

San Grato ai Monti

La pequeña iglesia dedicada a San Grato, obispo de Aosta, se encuentra aislada en la colina que domina el lago. Vive de la leyenda de los hermanos ermitaños del Lario, formando parte del circuito de torres de vigilancia situadas en las laderas de las montañas que dominan el lago.

Las primeras noticias documentadas se remontan a 1679, cuando fue ampliada por el arquitecto Giorgio Vitale, oriundo de Muggiasca, a lo que siguieron en los años siguientes las obras de arquitectura del altar. En 1692 se añadió la sacristía; en 1707 se añadió la pequeña espadaña.

Por último, en 1749 se añadió un pequeño edificio en la parte trasera con la función de acoger a los peregrinos que venían aquí de las tierras cercanas para invocar al Santo para la protección de sus cosechas.

En estas salas, desde el año 2000 hay una exposición dedicada a la Resistencia en Muggiasca y cerca de la entrada hay un monumento en memoria de los partisanos que lucharon en esas montañas.

En 1931, durante una intervención de redecoración del interior por parte del pintor Paolo Vitali de Bellano, salió a la luz un fresco subyacente que atestigua la antigüedad de la iglesia y que fue completamente restaurado a principios de los años 90.

En su interior, el oratorio alberga hoy una copia de la estatua de madera de San Grato que data del siglo XIII. El original, obra de gran valor y realizada en Aosta, se conserva en el tesoro de la iglesia parroquial.

San Girolamo

San Girolamo Emiliani es la iglesia del pasto de montaña de Camaggiore. Se encuentra lejos del centro de la localidad y goza de una vista privilegiada de Bellano y del lago de Como. Este oratorio también vive de la leyenda ligada a los hermanos ermitaños, ya que forma parte del circuito de avistamiento de Muggio.

Su construcción se remonta a 1893 gracias a la voluntad del entonces párroco de Noceno, en el lugar donde había una antigua capilla que data del siglo XVI. La dedicatoria es para San Girolamo Emiliani, fundador de la congregación que tomó el nombre de «Padri Somaschi».

La pequeña iglesia fue renovada en el 2001 y contiene una hermosa estatua de madera de San Girolamo y un cuadro donado por un habitante de Vendrogno que emigró a Brasil.

La devoción a San Gerolamo Emiliani reúne a mucha gente cada año el 20 de julio con motivo de la misa para asegurar el sufragio del Santo contra las tormentas y los rayos.

Chiesetta ai Caduti per la Patria

La «Chiesetta ai Caduti per la Patria», que así se llama, se encuentra en la aldea de Tedoldo. En 1919 se reconstruyó una pequeña capilla preexistente y se dedicó a San Rocco. El edificio fue ampliado en 1923, año en que se decidió dedicarlo a Nuestra Señora de la Asunción.

El aspecto actual y la nueva dedicación se deben a las reformas de 1976, como recuerdan algunas placas colocadas en su fachada.

Situado en la parte superior del pasto alpino, el oratorio consta de un pórtico de doble arco que constituye su fachada, tiene vistas a la montaña y al lago y está rematado por un pequeño campanario. Detrás del pórtico, una pequeña sala constituye la iglesia propiamente dicha.

San Charbel

San Charbel es la iglesia de la aldea de Lornico. Se erige en una posición soleada, resguardada de los vientos en la parte de arriba de la localidad.

De reciente construcción, se inauguró en el 2011 y se dedicó al santo libanés. En el interior hay un fresco que representa a la Virgen de las Lágrimas de Lezzeno, a Santa Clara y a San Charbel. La estructura es muy sencilla: externamente la entrada está precedida por un pequeño porche y en el tejado hay una pequeña espadaña.

Inscríbete a la newsletter

Utilizamos Mailchimp como plataforma de marketing. Al hacer clic abajo para suscribirse, usted reconoce que su información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Aprenda más sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.