Pesa Vegia

Pesa Vegia es una cita ineludible de las fiestas navideñas, un evento con más de 400 años de historia que cada año, el 5 de enero, se presenta a sus visitantes renovándose y manteniendo al mismo tiempo la leyenda y la magia.

Son muchas las leyendas e hipótesis que han surgido a lo largo de los años en torno al nacimiento de este acontecimiento centenario.

A partir de los trabajos de investigación realizados recientemente por Antonio Rusconi (y que han dado lugar a la publicación del libro «Pesa Vegia tra leggenda e realtà» – Pesa Vegia, entre la leyenda y la realidad), se documenta como más probable una fecha en torno a 1605, año en el que se promulgó un decreto del gobernador Pedro Acevedo, conde de Fuentes, por el que se anulaba una reforma anterior de 1604 y se restablecían las antiguas unidades de medida (de ahí el nombre de Pesa Vegia).

Las nuevas unidades de medida, es decir, la «pesa nova», habían provocado el descontento de los comerciantes de Bellano: esa «ordenanza injusta» habría sido una auténtica calamidad para las actividades comerciales de la localidad si no hubiesen podido detener su aplicación. En una acalorada reunión en el ayuntamiento, se decidió apelar al propio gobernador para que anulara el nuevo pesaje y lanzara una nueva orden para restablecer las antiguas medidas. El Conde de Fuentes, haciendo gala de toda su magnanimidad, aceptó las súplicas de los habitantes de Bellano y se puso al frente de una delegación que tenía como destino la villa de Lario.

El ambiente era tenso en el pueblo por el resultado de la expedición. Desde las primeras horas de la tarde, un inusual bullicio animaba la Puncia y, tras la puesta de sol, la playa más allá del arroyo Pioverna se llenaba de jóvenes y mayores que esperaban ansiosos la góndola de transporte. El tiempo pasaba inexorablemente. La oscuridad apretaba, el aire era cortante, helado.

Acurrucados alrededor de una hoguera, hombres y mujeres estaban pensativos, preocupados. Y de vez en cuando apuntaban sus ojos hacia la oscuridad del lago para captar la más mínima señal. De repente, llegó el sonido de un chapoteo. Los bellaneses, helados, se quedaron mirando en la distancia. Y cuando vieron la góndola, con todo el aliento que tenían, lanzaron desde la orilla el grito de: «¿Pesa vegia o Pesa nova?».

Y la respuesta fue: «Pesa Vegia».

La gente y los comerciantes estallaron de alegría. Toda la ciudad acudió al muelle para recibir a los enviados españoles portadores de la benévola orden. Alguien se acordó de que era la víspera de la Epifanía y, locos de alegría, escenificaron la representación de los Reyes Magos e, improvisando una larga procesión, recorrieron las calles del pueblo deteniéndose a beber y a comer en tabernas y posadas abiertas toda la noche hasta la mañana.

Pesa Vegia

Los habitantes de Bellano celebran este acontecimiento cada año desde hace más de 4 siglos, incluso en tiempos de guerra y privaciones, escenificando la cabalgata de los Reyes Magos, la carrera de las pesas por las calles de la ciudad y la hoguera en el muelle. A lo largo de los años ha habido muchos cambios e innovaciones en la forma de celebrar la buena noticia. En la segunda mitad del siglo XX añadieron al Gobernador y la lectura del edicto desde el balcón del ayuntamiento, el belén viviente, el castillo del Rey Herodes y mucho más, elementos que, incluidos en la tradicional Fiesta de los Reyes Magos, dieron lugar a ese evento popular donde lo sagrado se mezcla con lo profano en un vínculo indisoluble llamado «Pesa Vegia».

La fiesta está tan arraigada y su fuerza es tan sorprendente que ni siquiera la reciente pandemia fue capaz de detener la llegada del Gobernador al puerto, la lectura de la Ordenanza de Beneficencia desde el balcón del ayuntamiento y el tradicional recorrido de los Reyes Magos, seguidos desde lejos por los bellaneses obligados a volver a casa, pero todos juntos con el corazón gritando «¡Pesa Vegia!».

Celebraciones

Galleria fotografica

Inscríbete a la newsletter

Utilizamos Mailchimp como plataforma de marketing. Al hacer clic abajo para suscribirse, usted reconoce que su información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Aprenda más sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.